Diana Flores, jugadora del Tec campus Santa Fe, cautivó con sus movimientos dentro del emparrillado en un video que se hizo viral
Por Luis Estrada | Redacción Nacional CONECTA - 21/06/2022 Fotos Rodrigo Barragán

En 15 segundos que dura un video en cámara lenta, Diana Flores Arenas luce como si fuera una bailarina sobre la cancha, el balón es su pareja, que pasa de una mano a otra, en un vaivén hasta llegar a la zona de anotación.

La jugada de la alumna del Tec de Monterrey campus Santa Fe es un fenómeno viral con millones de reproducciones. En su cuenta de Instagram la han visto 100 mil veces.

Páginas especializadas en tocho bandera, marcas, e incluso medios como Sports Center la han contactado para difundir en redes su hazaña.

Esta jugadora, seleccionada nacional, vio un duro momento luego de sufrir una lesión de consideración a días de un mundial en Italia. 

 

 

Su determinación la hizo seguir adelanto para cumplir su sueño

Casi escuchó cómo tronó su tobillo. El diagnóstico, esguince de segundo grado y una fisura; el tratamiento, inmovilización durante un mes, justo dos semanas antes de viajar al mundial de Grosseto, Italia.

No tenía mucho que pensar, Diana tenía un sueño y la decisión estaba tomada, ella quería representar a México en la competencia internacional celebrada en 2014.

La escena de la caída estuvo enmarcada por una noche lluviosa en Ciudad Universitaria, al sur de la Ciudad de México y donde el selectivo nacional se preparaba.

Tirada sobre el césped, buscó la mirada de su papá, quien desde las gradas con gestos intentó calmarla y la motivó a ponerse de pie.

 

Diana Flores

 

Con 16 años, en aquel entonces, la capitalina se convirtió en una de las 12 seleccionadas nacionales, posición que ganó entre cincuenta aspirantes, además de ser la más joven en una justa deportiva internacional.

Sin descuidar los entrenamientos y con los días contados, tomó terapia, sumergió su pie en agua con hielo y el tobillo cooperó. Diana y sus banderas emprendieron el primer viaje mundialista.

Los reflectores se posaron sobre la joven en el encuentro celebrado en Europa, no solo por su edad, sino por destacar frente escuadras internacionales, mismo que permitió regresar al país con el cuarto lugar.

 

 

Cambia el ballet por el tocho bandera

El deseo de Diana Flores por practicar tocho despertó a los 8 años.  Tomó clases de ballet y de danza, sin embargo, optó por lo más "rudo" y se unió a su primer equipo de tocho bandera. La pasión por el tocho ya la tenía en la sangre, su papá fue jugador de futbol americano.

“Cuando empecé a jugar no había ligas infantiles, como las hay ahora. Era la más pequeña del equipo, todos mis compañeras me doblaban la edad, jugaba con niñas de 15 y 16 años”, cuenta.

A sus 14, en 2012, fue convocada a formar parte del equipo de la preparatoria de North Penn en Pennsylvania, Estados Unidos, equipo que comandó y con el que logró el campeonato regional organizado por la NFL.

“En el periodo de secundaria yo me pasaba yendo y viniendo de Estados Unidos entre uno y torneo, esta etapa escolar la cursé en homeschooling”, menciona.

Hoy Diana tiene 24 años y a su primer mundial en Italia se le suman los de Miami en 2016, Panamá en 2018 y el último en diciembre de 2021 en Jerusalén, Israel.

En este último debutó como capitana y trajo a México el subcampeonato, después de 10 años de sequía.

 

 

 

El viernes que marcó su destino

Dice que el destino y el amor la trajeron al Tec. Antes de entrar a la carrera de Mercadotecnia y Comunicación en el campus Santa Fe, Diana iba a estudiar ingeniería bioquímica.

“Ya tenía todo para estudiar en el Politécnico, donde cursé la preparatoria, y justo antes de entrar a clases se me presenta la oportunidad de la beca deportiva del Tec”.

Era un viernes a las 10 de la noche, a finales del mes de junio, recuerda con emoción.

“Estaba revisando mi perfil de Facebook cuando de repente veo un flyer que decía “Try out”, becas deportivas, Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe. La prueba era al día siguiente a las 8 de la mañana.

“Me lancé a enseñarles a mis papás y mi papá me dijo: 'Bueno, te llevo mañana. Ya vete a dormir'”.

 

Diana Flores

 

El sábado, muy temprano, llegó con su mochila y sus clips para mostrar su talento.

“Hice mi registro y las pruebas”, recuerda que estaba muy tranquila, pues a sus 21 años en ese entonces, ya era una atleta reconocida en la élite de su deporte.

En un mes, sucedió todo. Se preparó para los exámenes de admisión al Tec y las pruebas.

Dice que estaba escéptica. “Yo sabía y mi familia que si no era una buena oportunidad, aunque quisiera, iba a estar complicado”. Afortunadamente, lo fue y así ingresó al Tec en 2017.

“No podría estar al nivel que estoy sin todo el respaldo que me da el Tec, aquí tengo la mejor preparación académica, todo para entrar y el apoyo para seguir preparándome a nivel internacional”.

 

“No podría estar al nivel que estoy sin todo el respaldo que me da el Tec, aquí tengo la mejor preparación académica, todo para entrar y el apoyo para seguir preparándome”.

 

El momento único y determinante

Su obra en la cancha es registro de la determinación en la final del Campeonato Nacional de Flag Football de Primera Fuerza de la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas (Conadeip) en mayo pasado.

Ese momento fue captado y colocado en las redes, jugada que se volvió viral.

“Yo no esperaba que se hiciera viral. Tú no estás jugando esperando que haya alguien captando el momento preciso", confiesa.

“Yo soy quarterback, y mi función no es correr, pero en ese momento fue Diana, toma, corre y sube el balón”, expresa sobre lo que tal vez pasaba por su mente. Aunque, con la adrenalina y la pasión del juego solo reaccionas a la jugada.

De lo que sí tiene certeza es que traía “el chip puesto” de llegar para anotar.  “Estás en tu zona, en un estado de enfoque y plenitud, con miras a un objetivo”, cuenta.

El momento era único y determinante. Después de estar dando un mal partido con un marcador 20-6, la segunda mitad era un todo o nada.

El video viral muestra la faena que culminó con la anotación que puso a las representantes del Tec por encima de las de Cetys Mexicali. Después de la voltereta al marcador ya nada las paró. El tricampeonato es suyo, con un resultado de 47-27.

 

“Yo soy quarterback, y mi función no es correr, pero en ese momento fue Diana, toma, corre y sube el balón”.

 

Familia y música para desconectarse

No todo es tocho, escuela y videos virales. Además de tener entrenamiento todos los días con el equipo del Tec, las clases y la selección nacional.

Una rutina que empieza de las 7 de la mañana y termina a las 11 de la noche. Diana se da espacio para disfrutar de su familia, amigos y hasta practicar en el piano.

“Mi hermano también juega tocho bandera y mi hermana toca el piano. Somos una familia muy unida, si mi hermano tiene partido el plan es irlo a ver jugar, si mi hermana tiene presentación, pues vamos todos a la presentación”.

Aprecia y atesora mucho estos momentos de convivencia, recuerda que cuando era chiquita y tenía que ir a entrenar sus hermanos siempre estaban ahí para apoyarla.

“Mis papás y mis hermanos son mi mayor soporte y motivación. Recuerdo que cuando tenía 12 o 13 años, iba acompañada de mi mamá y mis hermanos (a los entrenamientos), que mis hermanos ni la debían ni la temían, pero ahí estaban haciendo su tarea en el campo, porque su hermana tenía que entrenar”, recuerda con un nudo en la garganta.

Pero cuando desea ponerle una pausa al deporte, la música es su aliada. “También me gusta tocar el piano, es uno de mis pasatiempos favoritos, me desconecta”.

La familia que han creado en Borregos es parte importante de su vida fuera de la cancha y de la escuela.

Tenemos una unión muy padre en el equipo que trasciende el entrenamiento y los partidos, nos gusta reunirnos, somos una gran familia Tec”.

 

Diana Flores

 

Abre puertas a las mujeres en el deporte

El legado de Diana no solo está en sus campeonatos y mundiales. Va más allá.

“Tengo la bendición de ser la única jugadora a nivel colegial que es seleccionada nacional y ser considerada una de las mejores del mundo. Esta posición me permite seguir abriendo puertas a más niñas”. 

“Para mí surgió como una oportunidad, como destino, pero el saber que ahora niñas tienen el sueño de terminar una carrera mientras se desarrollan deportivamente gracias a una beca como la del Tec, solo porque conocieron a Diana Flores, me llena el corazón”.  

Asegura que no es egocentrismo, pero el saber que alguien más busca seguir sus pasos, le permitió darse cuenta que lo que hace no es solo para ella, sino para quien viene atrás.

Por su liderazgo deportivo, Diana recibió el Borrego de Oro, el máximo reconocimiento que se le puede dar a un alumno del Tec.

“Para mí representa todo el esfuerzo, sacrificio y retos vividos a lo largo de mi carrera profesional, pero también, representa las buenas experiencias, los logros obtenidos, el amor a mi alma máter, mi equipo y a las personas que me impulsan día a día a ser mi mejor versión”, escribió en sus redes sociales.

Flores Arenas espera poder seguir con su carrera deportiva y académica en el Tec, después de la licenciatura busca hacer un MBA en EGADE Business School.

 

"Tengo la bendición de ser la única jugadora a nivel colegial que es seleccionada nacional y ser considerada una de las mejores del mundo".

 

 

 

Su futuro: seguir con la magia en la cancha

Sus triunfos deportivos con el Tec sabem a gloria, pero también a nostalgia. Es el último semestre para Diana como estudiante de profesional, ya que este 28 de junio se gradúa de la carrera de Mercadotecnia y Comunicación.

A menos de una semana de graduarse, Diana se prepara nuevamente para mirar hacia enfrente y seguir haciendo magia en la cancha para poner el nombre del Tec y de México en alto.

El siguiente reto de la estudiante del campus Santa Fe es participar con la selección nacional de este deporte en los World Games 2022, que se celebrará en Birmingham, Alabama, del 7 al 7 de julio.

Esta es la primera vez que el tocho bandera es invitado a la competencia y con grandes posibilidades de incluirse como deporte olímpico para los Juegos de Los Angeles 2028, gracias al impulso que le ha dado la NFL.

“Son el primer peldaño de algo más grande en mi carrera deportiva. Estoy poniendo todo mi esfuerzo, mente, corazón para seguir preparándome atléticamente y seguir siendo punta de lanza (en este deporte)”.

 

"No hay sueño demasiado grande, la magia ocurre. Simplemente debes estar preparado y asegurarte de estar listo, en el momento y el lugar cuando llegue tu oportunidad”.



Como profesional en mercadotecnia y comunicación, Diana también busca estar del otro lado y formar parte de la historia del tocho.

Actualmente, forma parte de la Federación Internacional de Futbol Americano (IFAF, por sus siglas en inglés) colaborando para darle voz a los atletas de tocho bandera de todo el mundo, donde colabora con el COI (Comité Olímpico Internacional).

“Para tener éxito no hay que perder el enfoque, el enfoque en tus sueños, en tus objetivos, el enfoque que estás haciendo día con día, en que lo que hacer hoy te va llevar hacia donde quieres estar en el futuro.

"No hay sueño demasiado grande, la magia ocurre. Simplemente debes estar preparado y asegurarte de estar listo, en el momento y el lugar cuando llegue tu oportunidad”, finaliza.

 

 

LEE ADEMÁS:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría: