Jimena González se recuperó de un derrame cerebral y logró su objetivo de terminar la carrera de Mercadotecnia en el Tec
Por Martha Mariano | Campus Monterrey - 12/01/2024 Fotos Marlene González, Jimena González

Una condición de nacimiento se presentó en el momento menos esperado y cambió la vida de Jimena González, quien derivado de ello tuvo que pausar sus planes, pero con su fuerza de voluntad logró cumplir su objetivo: graduarse del Tec de Monterrey.

“Yo estaba en París en mi intercambio. Una noche estaba a punto de acostarme, pero comencé a sentir un dolor de cabeza muy intenso y les dije a mis amigas ‘por favor, llévenme al hospital’ ”, recordó.

Esa noche de noviembre de 2021 Jimena sufrió un derrame cerebral que la dejó en un coma inducido durante 3 semanas.

“Recuerdo que estaba con mi roomie y unas amigas en el departamento, gracias a Dios ellas reaccionaron muy rápido y me trasladaron a un hospital.

“Fue una travesía, pero llegamos a un centro de atención primaria donde me revisaron y al ver la gravedad de lo que me pasaba me movieron a un hospital más grande”, comentó.

 

Jimena González pasó las primeras horas después de incidente acompañada por sus amigas.
Jimena González pasó las primeras horas después de incidente acompañada por sus amigas.

En ese momento Jimena era estudiante de la Licenciatura en Mercadotecnia en campus Monterrey, y le faltaba solo un año para su titulación.

Ese semestre había decidido realizar un intercambio académico en el extranjero en el Institut Supérieur de Gestion, en Paris.

 

Una lucha contra el tiempo

“Todo pasó muy rápido, sobre todo la atención en el hospital, esa es la clave de que yo esté hoy aquí”, agregó.

Además de la atención del hospital, la egresada reconoció que fue la pronta respuesta de sus amigas ante la situación, lo que le salvó la vida.

“El único momento en el que mis amigas me tuvieron que dejar fue cuando regresaron al departamento por sus chamarras porque salimos corriendo y hacía muchísimo frío.

“Cuando ellas regresaron al primer centro de atención donde me habían dejado les comentaron que ya me habían movido al otro hospital, pero cuando llegaron a verme a mí ya me habían operado, así de rápido fue todo”, comentó.

 

“Ese año que no fui al Tec estuve solo en terapia, fue un proceso intensivo de aprender de nuevo a leer y a escribir".

 

El derrame le ocasionó una inflamación severa en el cerebro, por lo que fue necesario inducirla en coma para ayudarla a que bajara la inflamación y poder continuar con el tratamiento.

“Obviamente, les avisaron a mis papás. Según me cuentan tuvieron que viajar separados porque son 15 horas de viaje y uno de ellos tenía que permanecer en contacto, así que primero viajó mi mamá y luego mi papá”, señaló.

Una vez en París, los papás de Jimena se enfrentaron a otro reto: el escaso dominio del idioma francés.

“Ni mis papás, ni mis amigas hablan francés, solo inglés, entonces comprender lo que decían los doctores y entender lo que me pasaba fue algo complicado para ellos.

“Afortunadamente, una de nuestras compañeras de la universidad en París hablaba español y ella tomó el papel de ser traductora entre los doctores y mi familia”, comentó.

 

La egresada recibió su título profesional en diciembre del año pasado en compañía de sus papás Griselda Rodríguez y Víctor González.
La egresada recibió su título profesional en diciembre del año pasado en compañía de sus papás Griselda Rodríguez y Víctor González.

Perder la memoria

Una vez que la inflamación fue cediendo, los doctores que atendieron el caso de la joven decidieron despertarla poco a poco del coma inducido.

Sin embargo, al despertar no recordaba a sus papás ni nada previo a su llegada a Paris.

“Desperté con memoria de corto plazo, recordaba a mis amigas, recordaba que estaba en París, pero, en general, no entendía lo que me estaba pasando.

“Mi mente no reaccionaba, incluso de tantos doctores que veía yo me decía, ‘creo que estoy estudiando medicina, qué padre’. Mi cerebro no cuestionaba nada. Yo solo aceptaba las cosas”, afirmó.

Gradualmente, Jimena recobró la memoria y fue en su paso de cuidados intensivos a cuidados intermedios donde al fin pudo reconocer a toda su familia.

“Una vez que desperté y comencé con la recuperación también tuve que empezar con terapia, fue en ese momento que mis papás dijeron ‘tenemos que regresar a México’”.

 

“Lo que me motivaba a terminar mi carrera es que yo quería mi título profesional”.

 

De vuelta a las bases de la lecto escritura

Un mes después de lo sucedido, en diciembre de 2021, Jimena continuó con su recuperación en su casa en Monterrey.

“Recuerdo ese primer mes en mi casa, yo me sentía mejor, pero no entendía por qué no estaba yendo al campus a seguir con mis clases.

“Incluso hablé con Beatriz González, que fue mi directora de carrera y le dije: ‘Bety, es que yo ya quiero regresar, me falta solo un año para graduarme’. Ella me dijo ‘no te preocupes, cuando estés lista vas a regresar al Tec’”, compartió.

Jimena tardó un año en poder retomar sus estudios en la Licenciatura en Mercadotecnia, dado que tuvo que aprender a escribir y a leer de nueva cuenta.

“Ese año que no fui al Tec (2022) estuve solo en terapia, fue un proceso intensivo de aprender de nuevo a leer y a escribir, a recordar los nombres de las cosas, de los animales, etcétera.

“Pero ya en enero del año pasado dije ‘me siento lista para regresar’ y volví metiendo una materia en invierno y gradualmente comencé a completar todas mis clases”, recordó.

Jimena González recibió su título profesional en compañía de su familia el pasado 14 de diciembre en la Ceremonia de Graduación de campus Monterrey.

 

Jimena formó parte de la generación que recibió su título profesional el pasado el pasado 14 de diciembre en la Ceremonia de Graduación de campus Monterrey.
Jimena formó parte de la generación que recibió su título profesional el pasado 14 de diciembre en la Ceremonia de Graduación de campus Monterrey.

Sus propósitos, familia y el Tec

“Lo que me motivaba a terminar mi carrera es que yo quería mi título profesional, añadió la egresada, “para mí siempre ha sido muy importante salir adelante y terminar mis estudios. Fueron cuatro años de haber empezado y dije ‘me queda un año, yo puedo’”.

Jimena señaló que durante toda la experiencia, desde el día de su accidente hasta el día de su graduación, el Tec fue una pieza fundamental de apoyo y seguimiento.

“Estoy muy agradecida con el Tec, con todo lo que nos ayudaron, desde el primer día que se enteraron de lo que me pasaba me dieron seguimiento, nunca me soltaron, fue una gran motivación.

“Mis papás Griselda Rodríguez y Víctor González, además de mi hermano Patricio González también fueron un apoyo incondicional en toda esta travesía”, afirmó.

Camila Torre, Barbara Boughton, Paulina García, Ana Cris Lozano, Lorena Pérez y Pamela Guerra son las compañeras y amigas de Jimena que estuvieron con ella durante el accidente en París.

“No puedo expresar la gratitud que siento hacia mis amigas por no dejarme sola. Esta fue una experiencia que me marcó de muchas maneras y me ayudó a crecer como persona.

“Me di cuenta de que lo más importante es la familia, la salud y vivir la vida al 100%, agregó.

 

"En enero del año pasado dije ‘me siento lista para regresar al Tec'".

 

Abre las puertas al futuro

El diagnóstico médico final sobre el porqué le sucedió el derrame cerebral fue una condición de nacimiento donde algunas neuronas estaban enredadas y una de ellas se reventó repentinamente, causando el derrame.

Actualmente, a Jimena le restan un par de años más en terapia para poder completar su recuperación.

“Ya logré mi título, pero viene lo más difícil que es la vida profesional fuera de la escuela.

“Me sentí muy triste de irme del Tec, pero a la vez estoy muy feliz y contenta de cómo me voy. En febrero planeo comenzar a buscar trabajo en el tema de publicidad y mercadotecnia, hacia allá voy, enfatizó.

 

 

TE PODRÍA INTERESAR:

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Escuelas:
Categoría: