Conoce cómo practicar la gratitud y los beneficios de hacerlo, en especial frente a las próximas fiestas navideñas y de fin de año
Por Gerardo González | campus Toluca - 11/12/2021 Fotos Freepik, Pexels

Se acercan las fiestas de fin de año y con ellas la oportunidad para demostrar gratitud hacia nuestra vida y las personas y cosas que la conforman.

Para Jesús Benítez, líder del departamento de Bienestar Estudiantil en el Tec campus Toluca, la gratitud “puede darle sentido a la vida” y señala que las celebraciones como la Navidad o Año Nuevo son ocasiones perfectas para practicarla.

“La gratitud es uno de los recursos más importantes para alcanzar el bienestar. Es una propuesta en la que reconocemos lo que recibimos de los demás, algo que acostumbramos hacer en estas fechas”, mencionó Benítez.

El especialista de Bienestar Estudiantil compartió para CONECTA 5 datos para conocerla, desarrollarla y ver los beneficios de practicarla.

 

“La gratitud es uno de los recursos más importantes para alcanzar el bienestar".

 

 

1.- Existen muchas formas de demostrar gratitud

De acuerdo a Jesús Benítez para desarrollar este valor debemos ir más allá de dar las gracias verbalmente.

Dijo también que la gratitud tiene un doble efecto. En la persona quien la demuestra y en el que la recibe, así que las acciones positivas que fluyan en ambas direcciones pueden ayudar a fomentar la gratitud y el bienestar mutuo.

 

Cuidar un árbol es una de las muchas formas de demostrar gratitud
Cuidar un árbol es una de las muchas formas de demostrar gratitud.

 

“Existen ejercicios donde te piden abrazar un árbol y agradecerle por existir. Están bien, pero podemos aparte plantar un árbol y regarlo para que esté sano y así  demostrar gratitud hacia la naturaleza”, describió el especialista del Tec.

 

2.- La gratitud tiene propiedades curativas

Gracias a que la gratitud impacta en la persona que la demuestra y en la que la recibe, esta nos permite estar en paz con nosotros mismos y con los demás, lo que a juicio de Jesús Benítez ello aparenta tener efectos más allá de lo emocional.

Recordó que de acuerdo a estudios de Robert A. Emmons y Mike McCullough, se ha comprobado que quienes practican la gratitud reportaban menos problemas de salud y rinden 1.5 horas más durante el día, además de que son 25% más felices.

 

La gratitud tiene propiedad curativas
La gratitud tiene propiedad curativas.

 

“La gratitud es una medicina extraordinaria. Por un lado nos permite enfocarnos en las cosas que recibimos y no en lo que nos falta, dándonos paz interior.

Por el otro, el que puedas generar un cambio en otra persona te ayuda a tener mejores relaciones interpersonales. Probablemente por eso las personas gratas son más felices”, explicó el titular de Bienestar Estudiantil.

 

3.- Aprendemos a ser agradecidos inconscientemente

La gratitud, de acuerdo al especialista, también se aprende.

Lo mejor que puedes hacer para desarrollar gratitud es reunirte con personas agradecidas ya que según explica Benítez, gran parte de nuestro aprendizaje es de forma inconsciente y a través de los modelos a seguir.

Por estas razones resalta la importancia de la familia en el proceso de aprendizaje de la gratitud.

“La gratitud debe desarrollarse como una fortaleza del carácter de una persona. Si los padres le dicen gracias al mesero o se cuidan el uno al otro, se va a ir introduciendo el ejercicio de la gratitud en sus hijos”, detalló el Dr. Jesús Benítez.

 

“La gratitud es una medicina extraordinaria. Nos permite enfocarnos en las cosas que recibimos y no en lo que nos falta, dándonos paz interior".

 

4.- La gratitud no solo viene acompañada de tragos amargos

“Muchas veces, concientizamos el valor de la gratitud cuando perdemos a alguien o algo, pero la gratitud hay que ejercitarla diariamente”, subrayó Jesús Benítez.

De hecho explicó que no es en las pérdidas cuando realmente forjamos un hábito de agradecer, sino durante las buenas experiencias.

“Cuando vinculamos los aprendizajes a las emociones, adquieren sentido. La gratitud puede potencializarse si nos hace sentir bien porque solemos repetir las buenas experiencias”, aseguró el entrevistado.

 

La gratitud puede aprenderse a través de buenas experiencias
La gratitud puede aprenderse a través de buenas experiencias.

 

5.- Eres tú quién decide ser agradecido, o no

A menudo se da por sentado todo lo que se recibe y olvidamos reconocer a aquellas personas o aquellos recursos que suman a nuestro bienestar.

Benítez recordó que esto es completamente normal. Sin embargo enfatizó que todas las experiencias que vivimos son dignas de agradecer y está en nosotros el elegir reconocerlas o no.

“Tenemos el poder de administrar nuestro ecosistema emocional, todos nuestros sentimientos. Tenemos la opción de ser ingratos, pero podemos también decidir ser gratos”, dijo para finalizar Jesús Benítez.

 

SEGURO QUERRÁS LEER TAMBIÉN:

 

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría: